Bienvenidos al Blog de la Biblioteca José Manuel García Gómez del Colegio Argantonio.

Informaremos de las novedades, talleres, encuentros y actividades que en ella desarrollemos.

El rescate de los libros dormidos

21 junio 2021 | Comentarios desactivados en El rescate de los libros dormidos

Aquel joven, que llevaba mucho tiempo dormido, se despertó repentinamente y se levantó de un brinco. Palpó todo su cuerpo para comprobar que estaba entero. Su corazón palpitaba a toda velocidad. Podía oler el peligro. Todo su mundo se estaba desmoronando como un papel cuando cae al agua.

A su alrededor todo era silencio. Parecía como si planeta entero se hubiera dormido. Pero ese olor amenazante le hacía permanecer en alerta.

– ¿qué está pasando? ¡Despertad amigos! – gritó.

No hubo respuesta. Juan comprendió que estaba solo.

– ¿Qué haré ahora? – pensó meditativo. – Necesito ayuda para rescatar a mis amigos.

Habían pasado tres meses de la nueva normalidad desde que Maura se incorporó a su lugar de trabajo, aunque lo cierto es que aquella situación era muy diferente a la vida de antes.

Antes la sala se llenaba de bullicio y alboroto cada tarde al terminar las clases. Muchos alumnos no esperaban ni a comerse el bocadillo para ir corriendo a la biblioteca a devolver los libros de préstamo y buscar otros nuevos que leerían por las noches antes de dormir.

Ahora todo era silencio, vacío, soledad. Los libros dormidos en sus anaqueles añoraban salir de paseo y viajar de casa en casa, sentir el tacto de unas manos que lo acariciaran y escuchar el susurro de un padre que leía con sus hijos.

De vez en cuando, la bibliotecaria los revisaba, le sanaba las heridas y los ubicaba en un otro sitio estableciendo un nuevo orden para hacerlos más visibles. Para ella los libros eran objetos llenos de vida, y le gustaba tenerlos siempre muy cerca, de la misma manera que deseamos estar siempre con un buen amigo.

Pero todos sus esfuerzos eran en vano porque nadie entraba en la biblioteca. Por el momento, a causa de la pandemia, su uso no estaba permitido.

Aquella mañana había algo diferente. Nada más entrar en la biblioteca percibió desorden y estantes vacíos que deberían estar llenos de libros. El olor a humedad que se percibía al entrar resultaba amenazante. Esto era especialmente peligroso para un material tan sensible. Maura sintió un escalofrío por dentro.

 

¡Peter, Alicia, Heidi!

Juan llamó a la portada de las casas de sus amigos, sin obtener respuesta. Así que decidió abrirla, pero algo se lo impedía. Parecía como pegada con pegamento.

– ¡Alicia, Peter, Heidi! – Volvió a gritar.

De pronto lo comprendió todo.

– Ya sé de qué es ese olor. Es humedad. Este lugar ha estado tanto tiempo cerrado que la humedad está destruyendo los libros.

A la mañana siguiente Juan pasó todo el tiempo observando cómo la bibliotecaria desempeñaba su trabajo. Libros por aquí, libros por allá, anotaciones en el ordenador y libros que salen de la biblioteca.

– Por favor, entrega estos libros de préstamo a las hermanas Marchena.- escuchó a Maura hablar con otra compañera.- Y estos dos para Daniel de 2º A.

La palabra “préstamo” quedó resonando en su mente como un eco: “Préstamo, préstamo, préstamo”.

¡Lo tengo! Si los libros salen de préstamo se curarán con el calor de las manos de los lectores y sus páginas se despegarán. ¡Enviaré libros prestados a todos los niños y niñas del colegio!

 

En los meses sucesivos decenas de libros salían y entraban cada semana de la biblioteca. Los libros iban acompañados de unas cartas firmadas por un tal PyP. P. que invitaba a los niños de todas las clases a disfrutar de la magia de la lectura.

Aquella acogedora y pequeña biblioteca de escuela volvió a recobrar la vida gracias a un personaje de cuento que ahora se hacía llamar   PapelyPluma Pérez.

 

Reflexiones de una bibliotecaria un 23 de abril

22 abril 2020 |

Tuve la suerte de crecer en un hogar provisto de una buena biblioteca donde toda la familia dedicaba tiempo a la lectura de manera asidua. Durante mi infancia yo leía sobre todo por imitación. Cuando oía a mis hermanos compartir sus lecturas favoritas yo no quería ser menos. Pero quien verdaderamente me hizo conocer el…

Leer Más

Cómo escapar del aburrimiento y viajar a través de la Red

22 abril 2020 | Comentarios desactivados en Cómo escapar del aburrimiento y viajar a través de la Red

Hace ya más de un mes que nos dijeron que teníamos que quedarnos en casa. Desde ese momento todo ha cambiado mucho. Ahora aprendemos en la escuela virtual, hacemos deporte en el salón y nos comunicamos con nuestros familiares y amigos mediante videollamada. Llenamos la atmósfera de besos y abrazos virtuales que nos hacen más…

Leer Más

Reconozcamos que nunca leyeron todos los niños

24 marzo 2020 | Comentarios desactivados en Reconozcamos que nunca leyeron todos los niños

(…) Reconozcamos que nunca leyeron todos los niños, que los niños lectores siempre fuimos minoría, porque leer es una afición que se puede y se debe potenciar pero en la que actúa la libertad del individuo para sucumbir o no a sus encantos. Mi dedicación a la literatura juvenil me ha llevado a visitar muchos…

Leer Más

El Reino de Argantonio

23 marzo 2020 | Comentarios desactivados en El Reino de Argantonio

Argantonio lo funda un poeta. Nuestro amor a los libros y a la lectura está en nuestras raíces. Creemos en la importancia de una sociedad de buenos lectores, de niños que descubran otros mundos a través de los libros. Por eso tenemos la mejor biblioteca al servicio de nuestros alumnos y de nuestros padres. Nos…

Leer Más